Los procesos de encuadernación son variados y relevantes en la finalización de un trabajo impreso.

Depende de que tipo de trabajo sea, o de la cantidad de hojas que tenga, o para el fin que se necesite, es conveniente elegir bien el tipo de encuadernación.  


CABALLETE 

 

Es el acabado más utilizado, para folletos, revistas.   Consiste en varias hojas impresas, plegadas al centro y grapadas.

COLA PUR

Es como la rústica fresada, pero se utliza una cola
con mayor densidad y resistencia, utilizandose perfectamente
para libros, catálogos.


RÚSTICA COSIDA


Adecuado para libros, catálogos.

           Se cosen los pliegos y se aplica cola caliente             para unirlos junto a la portada.

ESPIRAL
 
Método económico. Habitual para cuadernos
y manuales.


         Se perfora el lado del lomo y se pasa una espiral        de alambre.      


RÚSTICA FRESADA

   Optima para cuadernos, talonarios.
 Es la
más barata.

    Se encola el lomo y se pega a la cubierta.
      Es más débil que la rústica cosida.